fbpx
900 877 066 hola@bumeran.es Blog Soporte
agencia de marketing

Comercio electrónico: ¿Qué es y por qué se ha vuelto tan imprescindible en el siglo XXI?

El comercio electrónico se ha convertido en una de las principales actividades económicas del siglo XXI. Este sector ha sido capaz de conseguir un crecimiento sostenido en España de 29.9% durante el primer trimestre de  2019, lo cual se traduce en una facturación superior a los 10.000 millones de euros.

El comercio electrónico genera más de 10.000 millones de euros.

Se trata de un galopante mercado con altas expectativas para el año nuevo, cuándo muchísimas empresas españolas decidan dar un paso enfrente e innovar con una tienda online para incrementar sus ventas exponencialmente y expandirse hacia nuevos horizontes con total libertad.  

Más que ofrecer productos o servicios de una forma más cómoda y segura; El comercio electrónico revolucionó la comunicación empresarial drásticamente. Ya no es necesario estar invirtiendo cantidades de dinero exorbitantes para posicionarte en tu campo como la mejor opción, debido a que este fenómeno se vale de los medios digitales para tal propósito.

Los medios digitales son el principal apoyo del comercio electrónico.

Tal parece que la digitalización que padecemos desde hace un par de décadas, está teniendo un impacto trascendental dentro de nuestra sociedad. Lo que era considerado como un disparate hasta 25 años, se materializó en una novedosa tendencia para facilitar la vida cotidiana a límites inimaginables.

Los hábitos de consumo han cambiado para dar paso a una era con necesidades más imperantes. Tales requerimientos dan surgimiento a nuevas maneras de hacer negocio con productos y servicios básicos, los cuáles permitan una plena satisfacción del consumidor con un toque especial.

Somos conscientes del rol que ostentamos como agencia de marketing digital en Alicante; Por lo tanto, consideramos pertinente realizar este tipo de contenidos para educarte e informarte sobre temas tan importantes en la actualidad como el comercio electrónico.

¿Quieres saber más? ¡Continúa leyendo!

¿Qué es el comercio electrónico?

Se define como la realización de operaciones comerciales de compra-venta de productos o servicios por canales electrónicos, dónde se le brinda un sinfín de alternativas al usuario para satisfacer un requerimiento especifico.

El comercio electrónico es el conjunto de operaciones de compra-venta de productos y servicios por canales digitales.

Este término ha venido cobrando fuerza durante los años hasta el punto de convertirse en algo imprescindible para algunas industrias como es el caso de la moda y belleza, quienes ven al comercio electrónico como su mejor aliado para alcanzar a todos los públicos sin limitaciones geográficas ni onerosas inversiones en locales físicos adicionales a los existentes.

También enmarca un nivel de comodidad inigualable para el usuario común, quién podrá disfrutar de un sinfín de alternativas comerciales desde la comodidad de su casa u oficina; No tendrá necesidad de ir a hacer la compra de alimentos o hacerse con ese fino traje para una noche de gala, debido a que cuenta con una tienda online para realizar este tipo de operaciones con tan sólo un clic.

Esta actividad se ha concentrado principalmente en la oferta de artículos entre empresas y clientes; No obstante, también existe otro tipo de transacciones como la adquisición de membresías de plataformas virtuales, dónde se puede disponer de un acceso ilimitado a programas informáticos o contenidos Premium de cualquier índole.

Historia del e-commerce.

El comercio electrónico se remonta a inicios de 1970 en los Estados Unidos. Grandes corporaciones comerciales de este país como SEARS, comenzaron a ofrecer el servicio de ventas telefónicas con un amplio catálogo de productos.  Los clientes podían hacer sus pedidos con tan sólo una llamada, brindándoles la posibilidad de realizar sus compras en sus establecimientos favoritos pero sin tener que dirigirse hace ellos y desvirtuar su calendario cotidiano.

En los años 80 este fenómeno fue popularizando en todo el hemisferio occidental con otras empresas como AMERICAN EXPRESS, las cuáles no sólo ofrecían sus últimas novedades, sino también disponían de un sinfín de alternativas en términos de servicios básicos de asistencia para simplificar la vida de sus tarjetahabientes.

Todo esto trajo consigo una completa revolución entre los ciudadanos consumidores. Se dieron cuenta del amplio abanico de posibilidades con tan sólo levantar el teléfono fijo y hacer una llamada; Muchos coincidieron en la necesidad de hacer este proceso más práctico e inclusivo, debido a que no todos podían transar bajo esta tendencia al no contar con una tarjeta de crédito y la imposibilidad de adquirirla por los amplios controles bancarios.

Llegaron los 90 junto con la apertura comercial de Internet. El fácil acceso a la red para la ciudadanía incentivó a que esta tendencia empresarial continuara creciendo pero con un enfoque totalmente distinto, dónde la experiencia y seguridad del usuario estaba por encima de todo. En 1994, nace lo que se convertiría en el mayor emporio corporativo de las ventas online como lo es Amazon.

Jeff Bezos es el padre de este ambicioso proyecto, el cual se concebía como algo totalmente fascinante e innovador; De esta forma, se abre paso a una nueva era para el comercio electrónico con la incorporación de las TICS como herramientas para su fácil ejecución.

El comercio electrónico ha cambiado la forma de hacer negocios en el siglo XXI.

Decir que el comercio electrónico generó un cambio rocambolesco estaría demás porque lo podemos visualizar a diario en el comportamiento económico de millones de individuos, quienes han cambiado sus hábitos de vida para dar paso a una era con un consumo desproporcional e intentar imitar modelos sociales excesivos o fantasiosos en algunos casos.

Los finales de los 90 fueron el preámbulo para lo que se transformaría en una galopante industria comercial. Diversas empresas de servicios como supermercados, tiendas, agencias de viaje y bancos se dieron cuenta de los bastos beneficios del comercio electrónico para sus negocios; Esto conllevó a la implementación de tiendas online como soporte a sus establecimientos físicos.

Las tiendas online fueron la apuesta de las empresas para adentrarse en la nueva era del comercio electrónico.

Decidieron adentrarse en un completo desafío para satisfacer las necesidades de clientes más exigentes e imponentes en sus criterios. Esos que no temen a hacer menciones de sus marcas favoritas para expresar inconformidad con algún servicio recibido o alabar a sus productos hasta enmarcarlos como una “maravilla”.

El pasar de los años no quedó en vano dentro del comercio electrónico, debido a que la llegada de las redes sociales marcó un precedente en este sector. Principalmente al brindar una mayor facilidad para transar con productos o servicios de una forma práctica e innovadora, lo cual permitió que muchísimos emprendedores con pocos recursos dieran a conocer sus actividades.

Las redes sociales han marcado un precedente en el comercio electrónico.

Las empresas no se quedaron atrás e iniciaron un arduo trabajo para hacerse un hueco en estas plataformas, dónde conviven cientos de millones de usuarios de todo el mundo. Se estima que 8-10 personas hacen uso de ellas a diario para comunicarse con el mundo exterior.

El comercio online provocó una auténtica transformación en la forma de hacer negocios. Se han roto barreras segregacionistas impensables, abriéndole un nuevo mundo de posibilidades a la población desde cualquier sitio y con sólo un dispositivo móvil conectado a Internet.

El comercio electrónico permite realizar compras de todo tipo con sólo estar conectado a Internet desde cualquier dispositivo móvil.

Tipos de comercio electrónico.

Comercio electrónico B2B:

Sus siglas B2B significan “Business to Business” (Negocio a Negocio). Este tipo de comercio electrónico es el que se lleva cabo entre empresas con operaciones online. Aquí no intervienen los consumidores y su objetivo principal es mejorar las relaciones comerciales-corporativas.

Comercio electrónico B2C

“Business to Consumer” (Negocio a consumidor) según sus siglas en inglés. Se considera como el modelo de negocios online más frecuente, debido a que  consiste en la adquisición o contratación de productos o servicios entre un consumidor con una requerimiento concreto y una empresa decidida a solventarlo.

Las tiendas online son el medio predilecto para este fin. Principalmente porque les permite tanto a clientes como vendedores, transar de una forma más segura y cómoda en términos generales.

Comercio electrónico P2P:

“Peer to peer” (Igual a Igual) es como se le conoce a este tipo de comercio electrónico. Su definición es muy abstracta porque se fundamenta en una red de intercambio de información entre consumidores.

Las transacciones comerciales realizadas bajo este modelo son controladas en un 100% entre personas naturales, quienes son las que se encargan de establecer las políticas pertinentes para brindar mayor seguridad y evitar incidentes desagradables.

Suelen crearse plataformas específicas con la intención de poner orden durante la realización de operaciones; Así existirá mayor confianza de los usuarios.

Comercio electrónico C2C:

Según sus siglas C2C “Consumer to Consumer” (Consumidor a Consumidor). Se define como un modelo de comercio electrónico circular, donde los usuarios ofertan bienes o servicios a otras personas. En la mayoría de los casos, suelen ser objetos que no utilizan o artículos nuevos como minoristas.

Es como trasladar las ventas de garaje o mercadillos tradicionales al ámbito digital. Las transacciones se realizan entre particulares pero bajo la supervisión de diversas páginas web, las cuales trabajan en conjunto de diversos organismos públicos reguladores de las actividades online.

Ventajas para tu empresa.

  • Disponibilidad absoluta a cualquier hora durante los 365 días del año.
  • Reducción considerable de los costes operativos.
  • Podrás llegar a cualquier lugar del mundo de una forma más directa.
  • Aplicación de estrategias de marketing precisas hacia tu público objetivo específico.
  • Interacción directa con tus clientes.
  • Tus productos o servicios no perderán vigencia.
  • Simplificación del proceso de venta.